Daniel Landi y Fernando García Alonso son dos enochiflados apasionados de la Sierra de Gredos, para quienes la viña es su vida y su lema ("la viña ante todo"). Acérrimos defensores de la biodinámica y devotos de la Borgoña, poseen 10 hectáreas de antiguos viñedos de altura propios que cultivan con pasión y precisión. ¿Sus obsesiones? Producir vinos de paisaje y"La mejor Garnacha del mundo".

Sus parcelas de viejas garnachas se reparten entre los pueblos de Cadalso de los Vidrios y Rozas de Puerto Real, cercanos a la Sierra de Gredos, sobre suelo granítico y a una altitud de entre 900 y 1.000 metros, unos viñedos de gran altitud que trabajan según los parámetros de la biodinámica, buscando entender la naturaleza, consiguiendo maduraciones equilibradas para elaborar vinos frescos y elegantes. Laborean las viñas con filosofía biodinámica, mientras que la enología busca resguardar la personalidad de cada parcela: fermentaciones por separado en tinos de madera y crianza de 10 meses en tinos de roble francés.

LOGO.png
  • Facebook
  • Instagram